quarta-feira, 23 de abril de 2014

3119 - Camisas Dia P



 Eduardo Camargo

3118 - Profecia


3117 - Estudos de Segunda-Feira/Lunes - 4 Coisas que Fazem a Diferença


3116 - Correntes de Sexta-Feira/ Viernes - 5 Sextas-Feiras da Quebra da Maldição dos Antepassados

http://feinteligenteart.blogspot.com/






3115 - O Día P

http://feinteligenteart.blogspot.com/



3114 - Día P

Eduardo Camargo





3113 - El Juego del diablo... (Noche de la Salvación)

3112 - Se você não melhora, você piora

3111 - Quarta-Feira/Miercoles - Vigília do Fogo

Eduardo Camargo



quarta-feira, 16 de abril de 2014

3094 - CONFIANCA ES

3093 - Estudo y Video para Reunión de Obreiros - ¿Usted, También Traicionará a Jesus?


¿Seria usted capaz de dar su propia vida por amor a El?



3092 - Mensagens - Obreiros - ¿Usted se arrepintió o sólo tuvo remordimiento?

arrepintio-o-remordimiento
Jesús subió con los discípulos al Monte de los Olivos. Él sabía que el final de su jornada estaba llegando y con ímpetu, dijo a sus discípulos. “Orad que no entréis en tentación”.
Él se apartó un poco de allí, dobló las rodillas y también oró. Estando angustiado por lo que habría de suceder, Jesús oró más intensamente, de modo que su sudor caía como gotas de sangre.
Cuando se levantó, vio que los discípulos no estaban orando y preguntó por qué dormían e insistió para que orasen. De repente, ante la oscuridad de la montaña, surgió el sonido de una multitud encabezada por Judas Iscariote, que caminaba en su dirección.
Judas se acercó a Jesús y lo saludó con un beso. Entonces Jesús preguntó: “Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del Hombre?”.
Entregándose al mal
La Biblia no dice exactamente cuándo, pero Judas fue llamado por Jesús para ser uno de los 12 discípulos, acompañándolo, por lo tanto, desde el inicio de su jornada. Al unirse al grupo, Judas asumió el cargo de tesorero. Fue él quien guardaba y compraba los suministros necesarios para los discípulos y compraba comida para los pobres.
Sin embargo, a pesar de que caminaba junto al Mesías y oía las mismas palabras que todos oían, él no había cambiado su comportamiento. Las palabras de Jesús sanaban, liberaban, enseñaban a sus seguidores, pero Judas no permitía que ellas surtiesen efecto en su corazón y en sus pensamientos.
En cierta ocasión, seis días antes de la celebración de la Pascua, Jesús visitó con los discípulos la casa de Lázaro, que estaba acompañado por María, una de sus hermanas, ella ungió los pies de Él con bálsamo de nardo puro, un perfume oleoso que costaba más de 300 denarios – cada denario correspondía a un día de trabajo.
Judas indignado preguntó a María, “¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres?” Pero Juan, uno de los discípulos, observa en su libro que “pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella” (Juan 12:06 ).
De este modo, si ese valor fue donado para la bolsa, Judas podría robar parte de el, pues su corazón ya estaba corrompido por la avaricia.
La muerte
Cuando Judas vio a Jesús siendo entregado a Poncio Pilatos, se dio cuenta que había cometido un error al traicionarlo y sintió remordimiento. Entonces él llevó las 30 monedas de plata para los sacerdotes y ancianos, y dijo. “Yo he pecado entregando sangre inocente” (Mateo 27:4). Pero, ellos lo ignoraron. Judas airado arrojó las monedas para el santuario y, atormentado por lo que había hecho, se suicidó.
Judas tendría una segunda oportunidad, pues Pedro no fue diferente cuando negó a Jesús tres veces antes de que el gallo cantase. La diferencia entre los dos fue que Pedro se arrepintió después de negar a Jesús, pero decidió pedir perdón y continuar practicando las enseñanzas de Él. Sin embargo, Judas sintió tan sólo remordimiento y no pidió perdón a Dios por lo que había hecho, al contrario, estaba tan ciego que se entregó a la muerte.
(* ) Lucas 22

3091 - Estudos para Obreiros - Falsedad

judas-traidor
¡Cuán terrible es tratar con alguien que tiene dupla personalidad!
Es una reacción natural escondernos de nuestros enemigos, de aquellos que nos odian, pues los consideramos nuestros oponentes, ¿verdad?
No les permitimos saber por dónde andamos y tratamos de asegurarnos de que sepan lo mínimo posible acerca de nosotros.
Lo mismo no sucede con nuestros amigos. Los invitamos a la casa, salimos juntos, bromeamos y nos divertimos juntos. Por lo general, nuestros amigos saben mucho acerca de nosotros.
Piense por un momento sobre el episodio en que Judas besó a Jesús.
El que se llamaba Judas, uno de los doce, que iba al frente de ellos, se acercó hasta Jesús para besarlo. Entonces Jesús le dijo: —Judas, ¿con un beso entregas al Hijo del hombre?” – Lucas 22:47-48
Era una costumbre dar la bienvenida a alguien del mismo sexo con un beso, principalmente a un amigo o a un miembro de la familia.
Judas llegó y besó a Jesús para mostrar a los fariseos quien era la persona que ellos estaban buscando. ¡Cuidado! Es posible que algunos de sus amigos también estén preparados para traicionarle con un beso.
No es fácil protegerse de las personas falsas, pero aquí hay algunos consejos para ayudarle a identificarlas:
  • Cuidado con aquellos que siempre tratan de aprovecharse de su bondad.
  • Cuidado con aquellos que carecen de disciplina.
  • No se relacione con personas dadas a los chismes y a la desobediencia.
  • Tenga cuidado con las personas que siempre le piden dinero y nunca lo pagan.
  • Cuidado con los que son muy materialistas.
  • Preste atención a los que siempre están hablando mal de otras personas.
Podríamos hacer una lista aún más larga. Sin embargo, estos le servirán como una guía para identificar a los que podrían ser un potencial Judas en su vida y que le podrían traicionar con un gesto de “bondad”, como un beso.
Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón tan malo e incrédulo que se aparte del Dios vivo. Antes bien, exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: «Hoy», para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado, porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio.” Hebreos 03:12-14
¡Que Dios le dé sabiduría para identificar a los falsos que te rodea!

3090 - Estudos para Obreiros - El beso de Judas

“Mientras todavía hablaba, vino Judas, uno de los doce, y con él mucha gente con espadas y palos, de parte de los principales sacerdotes y de los ancianos del pueblo. Y el que le entregaba les había dado señal, diciendo: Al que yo besare, Ése es; prendedle.” Mateo 26:47-48
Sólo para que usted se sitúe en este mensaje, Judas representaba a aquel/aquella que se dice de Dios, pero que no tienen nada de Él, por lo contrario, son instrumentos del diablo que se acercan a una chica o a un muchacho (obrera, obrero o miembro), que sinceramente quiere alcanzar la salvación.
Vienen con una turba de demonios armados hasta los dientes, para destruir almas preciosas de nuestro Señor Jesús, usando la ansiedad en la vida sentimental.
En los días de hoy, hemos visto un gran número de personas dentro de las iglesias, especialmente mujeres, (por estar más preocupadas por los sentimientos, inclusive siendo obreras), que han sido blanco del beso de Judas por el simple hecho de tener los ojos espirituales pesados de sueño, a ejemplo de Pedro, Santiago y Juan. Mateo 26:43
“Levantaos, vamos; ved, se acerca el que Me entrega.” Mateo 26:46
Jesús estaba “vigilando y orando”, o sea, armándose para resistir al ataque satánico que no vino por intermedio de Zaqueo, que era incrédulo y ladrón, ni por la mujer que fue sorprendida en adulterio, mucho menos por los pecadores con los que Él comió, sino por intermedio de alguien que vivía a Su lado, que se mostraba de la fe, pero que en el fondo era diablo. ¿No os he escogido Yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo?” Juan 6:70
¿Y no es eso lo que hemos visto? Falsos obreros, falsos miembros, falsos cristianos que, vestidos de un ropaje cristiano, y estudiando la carencia sentimental de sus víctimas, se aproximan de una forma tramposa y traicionera, de acuerdo con los demonios, combinados con una señal: “Al que yo besare, Ése es; prendedle.”
Él se aproxima con palabras dulces y bellas, como hizo con Jesús: “¡Salve Maestro! Y Lo besó.”
El Señor Jesús estaba vigilante y en espíritu. ¿Y usted obrera? ¿Y usted obrero? ¿Y usted mujer u hombre soltero que desea ser feliz en el amor, casarse y construir una familia? No hay nada de malo en esos deseos, dicho sea de paso, pero esté alerta: cuidado con la ansiedad, “Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.” Mateo 26:41
Espíritu: razón, inteligencia.

Carne: corazón, sentimiento.
El diablo continúa en la búsqueda de almas preciosas (obreros, obreras, etc.) para darles “el beso de Judas”.